top of page

Epifanía



Mientras continúa la celebración de la Navidad, hoy celebramos la gran fiesta de la Epifanía del Señor. Nuestra forma de vida católica es aquella en la que vivimos en respuesta agradecida a las innumerables epifanías de Dios en nuestras vidas. Estoy muy agradecida a todos los que hicieron que nuestras celebraciones navideñas fueran tan hermosas. Tantas personas contribuyeron, desde nuestro personal de oficina, hasta aquellos que decoraron la iglesia, cantaron en nuestros coros, dirigieron el tráfico e hicieron que todos nuestros visitantes se sintieran bienvenidos. Muchísimas gracias a todos.

Nuestro pasaje del Evangelio de hoy, de San Mateo, tiene mucho que

enseñarnos sobre la gratitud, a través de las acciones de los magos. Los

magos buscaban epifanías de la presencia de Dios en sus vidas. "Vimos surgir su estrella", dicen. Eran muy conscientes de la "estrella" de la presencia de Dios y de sus dones en sus vidas. Es esta conciencia la que les llena de gratitud y del deseo tanto de adorar a Dios como de compartir Sus dones con los demás.

Los magos, al ver la epifanía de la presencia de Dios en sus vidas, "se llenaron de inmensa alegría". También nosotros, que vivimos con la conciencia de la presencia y los dones de Dios para nosotros, simplemente no podemos evitar llenarnos de alegría. No necesariamente la alegría efímera y superficial que el mundo promete a través de la riqueza o el poder, sino más bien la alegría profunda e inalterable que sólo Dios puede dar aquí mismo, en nuestra parroquia, en cada Misa que celebramos.

Los magos estaban tan llenos de asombro al encontrar a Jesús recién nacido, que se postraron ante Él y "abriendo sus cofres y le ofrecieron regalos". Ésta es precisamente la razón por la que nosotros también compartimos generosamente nuestros dones materiales: como un amoroso acto de adoración a un Dios extravagantemente amoroso. Mil gracias por tu generosidad en estas Navidades y cada domingo.

Alegrémonos de las epifanías de Dios en nuestras vidas y estemos atentos a las nuevas formas en que nos llama a compartir nuestros dones en agradecimiento a nuestro Rey en el nuevo año que comienza.


P. Mark Zacker

Recent Posts

See All

The Lord is my Shepherd/ El SeNor es mi Pastor

Every Sunday we gather together for a day of rest, a holy day.  The purpose of our National Eucharistic Revival is to bring everyone back to this basic awareness. In today’s Gospel, Jesus himself reco

Comments


bottom of page