La Transfiguración



La Transfiguración revela a Jesús como el Hijo de Dios, pero esto no es por causa de Jesús. Él ya sabe su identidad. En cambio, la Transfiguración es un regalo para sus apóstoles. Justo antes de la entrada del Señor en Jerusalén, donde sufrirá Su pasión y muerte, les da a Pedro, Juan y Santiago un vistazo de Su gloria y la verdad de quién es Él. Es esta experiencia de Su gloria y la convicción de que Él es el Hijo de Dios lo que sostendrá a estos apóstoles en su hora más oscura: en el caso de Juan, al pie de la cruz, y para Pedro, después de su negación de Cristo.

La Transfiguración es un regalo también para nosotros. Estamos en nuestro propio viaje con Jesús hacia Jerusalén, a medida que avanzamos en la segunda semana de Cuaresma. Jesús recuerda Su gloria y Su poder sobre la muerte, justo cuando las cosas pueden volverse un poco difíciles para nosotros, cuando las prácticas de Cuaresma y las penitencias a las que nos comprometimos con tanto entusiasmo hace poco más de una semana pueden comenzar a sentirse como cargas. Al revelar Su poder y gloria, Jesús nos muestra que Él no es un premio que recibiremos al otro lado de la Pascua, sino una presencia que estará con nosotros a lo largo del viaje, incluso en nuestras “horas más oscuras” de Cuaresma.

Una práctica que estamos enfatizando como parroquia esta Cuaresma es dar limosnas, especialmente dar a nuestra Campaña Ministerial Diocesana. La Transfiguración nos ayuda a ver que cuando tomamos nuestra cruz a través de nuestro dar, especialmente cuando implica algún sacrificio de nuestra parte, no estamos solos. Estamos con Jesús, el Señor de la Vida. Meditemos en la Transfiguración y veamos cómo podemos ser movidos a dar a la luz de la verdad de quién es Jesús y Su cercanía con nosotros.

. P Mark Zacker

Administrador parroquial