Los Padres Apostólicos



Durante el período apostólico, los mismos apóstoles estuvieron al frente de la iglesia, alimentándola y haciéndola crecer especialmente a través de su predicación. Después de la muerte de Juan, el último de los apóstoles, tenemos a los sucesores de los apóstoles, que se conocen como Padres Apostólicos, porque ellos conocieron a los apóstoles, abrazaron la fe cristiana por el testimonio y la predicación de los apóstoles. Los mismos apóstoles los nombraron sus sucesores (obispos). Entre ellos destacan los siguientes:


Clemente de Roma: Fue el tercer sucesor de San Pedro y obispo de Roma (entre los años 92 a 1010), como afirma San Ireneo de Lyon. Los primeros sucesores de San Pedro fueron, según la Tradición, Lino (hasta el año 80) y Anacleto, también llamado Cleto (80-92). Parece que Clemente conoció personalmente a San Pedro y San Pablo. No sabemos exactamente cómo murió. Hay algunas tradiciones poco fiables que afirman que murió mártir.


Aunque se le atribuyen varios escritos, la carta a la comunidad de Corinto se considera auténtica, escrita para disciplinar a la comunidad que atravesaba una crisis al sacar de sus cargos a los sacerdotes legítimamente constituidos. Además, la epístola presenta el testimonio más antiguo que tenemos sobre la doctrina de la sucesión apostólica: Jesucristo, enviado por Dios, envía a los apóstoles a su vez, y ellos establecen obispos y diáconos. Los corintios han hecho mal al nombrar a otras personas; la raíz de estas discusiones es la envidia, de la que da muchos ejemplos, especialmente bíblicos, y Clemente los exhorta a la armonía.

Con afecto fraternal,

Fr. Homero C.

Párroco