top of page

¡No se queden allí parados, hagan algo!



Hoy celebramos la gran fiesta de la Ascensión de Nuestro Señor, ese momento glorioso en el que Jesús, 40 días después de su resurrección, fue elevado -literalmente- al cielo, mientras los apóstoles observaban atónitos. Debió de ser algo extraordinario.

La primera lectura nos dice que a los apóstoles no se les permitió disfrutar del

momento durante mucho tiempo. "Mientras miraban fijamente al cielo viéndolo alejarse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: "Galileos, ¿qué hacen allí parados, mirando al cielo?"

En otras palabras: "¡No se queden allí parados, hagan algo!"

Este versículo es una llamada a cada uno de nosotros hoy mismo. Se nos han

concedido todas las gracias y bendiciones a través de la Misa y todos los

Sacramentos, a través de la Palabra de Dios, las ricas enseñanzas de nuestra

fe, e incluso nuestros talentos y nuestras posesiones materiales -tantos dones y

bendiciones que nosotros mismos deberíamos vivir en una especie de asombro pasmado.

Y como aquellos primeros apóstoles, no estamos llamados a quedarnos aquí,

sino a hacer algo con estos dones, en amor y gratitud a Aquel que nos los ha dado. Estamos llamados, al igual que los primeros apóstoles, "a ser sus testigos... hasta los últimos rincones de la tierra", no con nuestro propio poder, sino a través del poder del Espíritu Santo en nosotros. 80 de nuestros jóvenes acaban de recibir el

Sacramento de la Confirmación de manos del Obispo Golka un

miércoles. ¿Recuerdas tuyo?

En esta fiesta de la Ascensión, tomémonos un momento para "mirar al cielo"

y reflexionar sobre todas las gracias y bendiciones que nuestro amoroso Dios nos

ha concedido. Después, ¡hagamos algo! Pongamos en práctica todos esos dones sirviendo como testigos agradecidos de este Dios asombroso.

Padre Mark Zacker

Párroco

Recent Posts

See All

Peace Be With You

Do you really realize how the sacrifice of Jesus impacts your life?  By His passion, death, and resurrection he has changed the world - set you free from sin and death — and called you to live forever

Commentaires


bottom of page