Pamplona, Perú



¡Saludos desde Pamplona, Perú! ¡No estoy corriendo con los toros en Pamplona, España, sino construyendo un muro de contención para la gente de Pamplona, Perú!

10 de nosotros de nuestra parroquia estamos aquí por una semana en una misión de amor y apoyo. Estamos trabajando con Bridges (Puentes), una organización internacional que ayuda a las naciones y los pueblos a unirse.

El padre Homero había planeado este viaje misionero hace dos años, pero el COVID lo detuvo. Tengo la bendición de tomar su lugar con Cheyenne, nuestro nuevo ministro de jóvenes y adultos jóvenes.

Llegamos el sábado por la noche a Lima y nos pusimos a trabajar enseguida el domingo por la mañana. Pamplona es un pueblo pobre a las afueras de Lima. Caminos de tierra, sin alcantarillado, pocas luces, pero mucho amor y trabajo duro. El muro de contención está en la ladera de una colina empinada. Se supone que un camino debe pasar por encima, pero primero se debe estabilizar la colina. El muro ha estado en construcción durante seis años. Mezclamos cemento a pala y lo llevamos a balde hasta los marcos que forman el muro. Vecinos de Pamplona, hombres, mujeres y niños, trabajan con nosotros cada día. Estoy escribiendo esto después de otro largo día de trabajo el lunes.

Estamos con otro grupo de jóvenes de Bridges (Puentes) y un

hermano sacerdote de Indiana, el Padre Christian. Cada día tenemos Misa y nuestras comidas juntos. Nos alojamos en una casa de retiros dirigida por las Hermanas Mercedarias. Por favor oren por nosotros y la gente de Pamplona. Volveremos la próxima semana.

Padre Mark Zacker, Párroco