Sínodo Diocesano



¿Recuerdas cuando el Obispo Golka nos visitó para la Sesión de Escucha del Sínodo Diocesano el 8 de marzo? Si te la perdiste, perdiste una gran oportunidad de participar en la vida de la iglesia local y universal. Pero no se preocupe, consulte el informe

completo que el Obispo Golka presentará a los Obispos de los Estados Unidos y al Papa Francisco. Puedes encontrarlo en español en www.diocs.org. Aquí hay un breve resumen a continuación:

“Este proceso sinodal en la Diócesis de Colorado Springs reveló una gran

cantidad de información sobre la Iglesia local. Lo más alentador es el gran

entusiasmo y el amor que muchos expresaron por su Iglesia, aunque hubo d

ificultades o decepciones. El simple hecho de que hayan participado lo indica.

Los comentarios sobre la alegría que se encuentra en los sacramentos, sobre todo en la Misa, y la oración de la Iglesia, como la Adoración y el Rosario, ayudaron a mostrar que muchos católicos están comprometidos con su propia fe y vida espiritual. Muchos de los encuestados eran conversos o revertidos, y habían aprovechado los numerosos y excelentes recursos disponibles para conocer su fe católica. Un gran número de encuestados indicaron que están implicados en su parroquia y la encuentran acogedora y viva. Muchos también expresaron su agradecimiento por la oportunidad de participar en este proceso y ser escuchados.

También hubo muchos indicadores de los importantes retos a los que se enfrenta actualmente la Iglesia. Aunque la mayoría de los encuestados siente amor por la fe católica, hay desacuerdo sobre lo que realmente es esa fe y lo que requiere.

Es innegable que el paisaje cultural que rodea a la Iglesia está cambiando cada vez más rápidamente, y se espera que la Iglesia dé una respuesta reflexiva y audaz. Casi todas las respuestas indicaban una gran preocupación por la tendencia de los católicos a abandonar la Iglesia y de los jóvenes a desafiliarse de la religión. En lugar de que la Iglesia intente parecerse más a la cultura, hay algo que decir sobre la construcción de una forma de vida atractiva y edificante que sea accesible a todas las personas y que sea claramente cristiana en su expresión más completa y rica. Esto suele poner en tela de juicio muchas ideas preconcebidas, sobre todo de los católicos de más edad. Aunque es importante asistir a la Misa dominical, esto ya no basta para anclar a alguien en su fe cristiana. Un modo de vida cristiano integral, que incluya una dimensión comunitaria significativa, es esencial. Los católicos deben vivir mucho más la vida en común y evitar replegarse en campos tribalistas. La oración, el compañerismo, la paciencia, la comprensión, el perdón y las obras de misericordia caracterizan esa forma de vida necesaria. La evangelización y la formación de discípulos son movimientos esenciales en la construcción de esta comunidad. Por encima de todo, debe estar centrado en Jesucristo y buscarlo siempre.”

Lea el informe completo en español en www.diocs.org y dígame qué le parece.

Rev. Mark Zacker