Alguien a Quien Amar



Alguien a quien amar, alguien a quien cuidar. . .

Fue este pensamiento el que se apoderó del corazón de San Francisco de Asís en su primera Navidad en Greccio.

En su libro, "Francis: The Journey and the Dream,” Murray Bodo escribe que a Francisco le sorprendió que Dios vino a la tierra cuando era un bebé para que tuviéramos a alguien a quien cuidar. La Navidad era la fiesta más querida para Francisco porque significaba que Dios ahora era uno de nosotros. Ahora podríamos acercarnos a Dios sin temor; como alguien a quien amar. Francisco oró por todas las personas solitarias del mundo para que entendieran lo que esto significaba para ellos personalmente…. que Jesús se dejaría tocar por todos los que se le acercaran. Esa fue la Navidad para Francis. Ese es Dios hecho carne.

Gracias por su generoso apoyo a nuestra parroquia esta temporada navideña. . . ¡Y siempre! Ayudan a promover nuestra misión de cuidar a Jesús en todos los que encontramos aquí. Vemos a Dios aquí entre nosotros, como uno con nosotros. Nuestra misión es eliminar el miedo y acercarnos a Dios con amor, y acercarnos unos a otros con amor. Durante esta época navideña estamos orando por todos los que se sienten solos y sufren los efectos del coronavirus, los que han perdido a sus seres queridos y por todos nuestros médicos, enfermeras y asistentes médicos. Jesús todavía se deja tocar por todos los que se acercan a él. Gracias por ayudarnos con esa misión. Esa fue la Navidad para Francisco. Eso es Navidad para nosotros. Ese es Dios hecho carne.

¡Que Dios les bendiga esta Navidad y durante todo el Año Nuevo!

P. Mark Zacker

Administrador parroquial