San Ambrosio de Milán



Ambrosio de Milán (339–397), también llamado San Ambrosio, fue el primer padre de la iglesia primitiva que nació en una familia cristiana romana. Es mejor recordado por su exitosa lucha contra el arrianismo, sus contribuciones a la música de la iglesia, su postura sobre la separación de la iglesia y el estado, y su influencia en la conversión de quien más tarde se convertiría en San Agustín.


Ambrosio nació poco después del Primer Concilio de Nicea en una familia romana rica y poderosa. Se convirtió en gobernador de las provincias del norte de Italia y fue convocado para resolver un conflicto entre facciones religiosas rivales: católicos ortodoxos y arrianos. Ambrosio apoyó el Credo de Nicea y habló en contra de la teología arriana. Sin embargo, era tan respetado por ambos lados del conflicto que exigieron que se convirtiera en su obispo.


La experiencia de Ambrosio en política le fue muy útil en su papel de obispo. Entre sus enseñanzas más distintivas estaba su perspectiva sobre la relación entre la iglesia y el estado. Al contrario de muchos de sus compañeros, Ambrose sostuvo que la iglesia no estaba moralmente sujeta al gobierno, más bien el gobierno estaba sujeto a la autoridad moral de la iglesia. Ambrosio llegó a prohibir la comunión al emperador Teodosio por haber permitido una masacre de civiles inocentes.

Si bien estuvo de acuerdo en que Roma era la cabeza “espiritual” de la iglesia universal, el obispo Ambrosio no apoyaba la idea de que Roma fuera la autoridad legal o gubernamental sobre todos los cristianos.


Con afecto fraternal,

Fr. Homero C.