top of page

Tomar Su Yugo


La semana pasada, nos animé a todos a "ensuciarnos" con el

trabajo de ser discípulos de Jesús. Esta semana, Jesús nos invita aún más a tomar su yugo sobre nosotros y aprender de Él.

Un yugo es un arnés que se coloca alrededor del cuello y los hombros de un animal para remolcar y guiar la maquinaria agrícola. El animal "yugado" estaba bajo la instrucción del agricultor con un propósito: arar los campos, plantar los cultivos y producir una cosecha.

Del mismo modo, Jesús nos invita a someternos a Él para que nos dirija y nos guíe. Juntos podemos hacer muchas cosas: rezar juntos, educar juntos a nuestras familias, ser fieles juntos, perdonarnos juntos, cuidar juntos de los pobres y desatendidos, e incluso sufrir, morir y resucitar juntos.

Pero, ¿cómo puede el trabajo de llevar este "yugo" dejarnos descansados, como Él dijo en este Evangelio? ¿Cuántas veces, después de un duro día de trabajo, te sientes realmente descansado?

Jesús nos invita a algo más profundo. Si nos unimos a Él, seremos libres, y a través de esa libertad, tendremos descanso para nuestras almas. Esto no significa que nunca nos enfadaremos o disgustemos, sino que esas emociones humanas normales no destruirán la paz que experimentamos con Jesús.

Cuando sabemos que Él está a nuestro lado, llevando el yugo con nosotros, podemos confiar en Él, incluso cuando el día es largo y el trabajo es duro. Incluso el yugo sobre nosotros se sentirá más ligero cuanto más amemos a Aquel que lo lleva a nuestro lado. Eso es lo que hace que el yugo sea "suave" y la carga "ligera": ¡amar a Jesús! !Jesús te ama! Él está siempre a tu lado, ¡trabajando contigo!


Padre Mark Zacker

Párroco


Comentários


bottom of page