top of page

Yo quisiera que ustedes vivieran sin preocupaciones




Imagínate lo que habría sido ser una de esas personas del Evangelio de hoy.  Asombrados.  Estupefactos ante Jesús.  ¡Tiene autoridad!  Hace lo que dice la Palabra de Dios.


La gente del Evangelio de hoy llevaba años escuchando las mismas enseñanzas sobre su fe.  Habían pedido a Moisés, como escuchamos en nuestra primera lectura, profetas que los guiaran.  Habían rezado, como nosotros en nuestro salmo de hoy: "Señor, que no seamos sordos a tu voz.”  Y ahora, de repente, aparece alguien capaz de enseñarles, no porque conozca la Biblia, sino porque conoce a Dios, ¡Él es Dios!


Quedan asombrados y estupefactos porque Dios está con ellos.  ¡Dios está con nosotros!  Él tiene autoridad para hacer realmente lo que dice Su palabra.  Casados o solteros, como escribió san Pablo en nuestra segunda lectura: "Yo quisiera que ustedes vivieran sin preocupaciones.” ¡Libres de angustias!


Libres.  Para eso vino Jesús.  Un viejo estilo de vida está en vías de desaparición.   Jesús expulsó a los espíritus inmundos para mostrar que se nos ofrece una nueva forma de vida: el Reino de Dios.  Y la marca del Reino de Dios es la libertad.  Habiendo sido liberado del espíritu inmundo, el hombre del Evangelio era libre de entrar en la sinagoga y formar parte de la comunidad de fe, parte del Reino de Dios.  


Nosotros compartimos esa libertad.  Bautizados, confirmados, en plena comunión con Cristo.  ¡Asombrados!  ¡Estupefactos!  Jesús sigue haciendo lo que dijo.  El pan se convierte en su Cuerpo.  El vino se convierte en su sangre.  Dios está con nosotros.


Padre Mark Zacker

Párroco 





Recent Posts

See All

Cuaresma: Una Oportunidad Maravillosa

Una joven se acercó a una mujer santa para pedirle consejo: "Por favor, dime, ¿cómo se llega a ser santo?" - "Con dos palabras". "¿Y cuáles son esas palabras, por favor?" - "Buenas elecciones". La jov

bottom of page