Adviento


El tiempo de Adviento siempre ha sido un tiempo especial de gracia y celebración para los cristianos. Los temas que nos presenta son algunos de nuestros más profundos anhelos humanos: paz, esperanza, luz en medio de las tinieblas, la venida de un Salvador.


La iglesia nos ofrece una manera completamente distinta para pasar estas semanas antes de La Navidad que el resto del mundo:


1. Silencio - en contraste al ruido. ?Que pasaría si cada persona o familia dejara de hablar, apagara la computadora y la tv, leyera un breve pasaje de la Biblia o un libro espiritual y luego, simplemente, pasara algún tiempo en reflexión y oración silenciosas durante 15 minutos al día?


2. Oscuridad - diciembre es el mes más oscuro del año. Nos recuerda la oscuridad y el frío del mundo sin Jesucristo. Es por eso que nos gusta apagar las luces, encender velas y hacer

coronas de Adviento. Sería fácil hacer eso durante la cena.


3. Ayuno - en vez de glotonería. Cuando no abrimos esa caja de dulces o nos abstenemos de postre de vez en cuando, recordamos que tenemos esas hambres espirituales y profundas que solo el Señor Jesus puede saciar.


4. Espera - en contraste al ajetreo. Es tan fácil practicar la impaciencia durante el Adviento. Parece que tenemos rescatar más tiempo que nunca. ?No sería maravillosa si pudiéramos rescatar esos momentos? Iniciando una conversación alegre con la gente en fila, ofreciendo ayuda a alguien que lucha con sus paquetes, decir una oración en silencio por la gente que nos rodean?


Después de todo, el Señor que esperamos ya está presente en las personas junto a quienes esperamos. Y el único propósito de su venida es hacernos pacíficos y amorosos.


P. Mark Zacker

Administrador parroquial