Gracias!



Tuve una asistencia perfecta en mis días de la escuela secundaria. Estuve cuatro años sin perder una clase. He tenido buena salud durante mucho tiempo... hasta hace poco. Unos días después de regresar de nuestro viaje misionero a Perú, empecé a perder la voz. No le di mucha importancia; pensé que sólo estaba cansado. Pero al cabo de dos días empeoró. Junto con el dolor de garganta, la congestión, los dolores de cabeza y la tos, pensé que tenía... ya saben qué... COVID. (También he tenido la suerte de evitarlo). Después de demasiadas noches sin dormir, finalmente fui a la atención urgente y descubrí que era laringitis. No sabía que la laringitis era mucho más que perder la voz. Las pruebas de COVID fueron negativas dos veces, así que fue un alivio. Después de cinco días de

prednisona, por fin me siento más cerca de la normalidad.

Para los que sabían que estaba enferma, ¡muchas gracias por sus oraciones y por la sopa de bolas de matza de pollo! Muchas gracias al Padre Chance por cubrir la boda por mí el sábado. Y gracias a Andrea por hacer numerosas llamadas telefónicas buscando otros sacerdotes en el último minuto para ayudar con las confesiones y las misas durante el fin de semana.

Estoy aprendiendo que no puedo dar por sentada mi salud y que puede que no me recupere tan rápido como antes. Aproveché mi tiempo de inactividad para rezar y vale la pena recordar la segunda lectura de hoy de la carta a los Hebreos: "Hijo mío, no desprecies la corrección del Señor ni te desanimes cuando te reprenda . . Soporten, pues, la corrección. . . Es cierto que de momento ninguna corrección nos causa alegría, sino más bien tristeza. Pero después produce, en los que la recibieron, frutos de paz y de santidad." Me muero de ganas de saber a qué sabe esos "frutos de paz y de santidad.” Tal vez sea mejor aún que la sopa de matza de pollo.


Rev. Mark Zacker