Vino A Traer Fuego A La Tierra



Yo serví como sacerdote en Colorado Springs durante casi 20 años. Cuando las personas piensan en Colorado Springs, a menudo piensan: "Cristiano: seguro y conservador". ¿No es así? Probablemente, a la mayoría de la gente le gusta así. A veces es impactante recordar que todos los conservadores de la época de Jesús estaban EN CONTRA de él. Fueron los pecadores, los recaudadores de impuestos, las prostitutas quienes acudieron a Jesús.

Por eso habla de tal DIVISIÓN en el Evangelio de hoy.

Y todavía hay división, ¡Y debería haber división! ¡La división es un

signo de conversión, de compromiso con Jesús y de renuncia a todo lo demás! Los pecadores, los buscadores vienen a Jesús para cambiar sus vidas. Los santurrones, los conservadores crean su propio Jesús, un anticristo.

En el Evangelio de hoy, Jesús dice que vino a traer fuego a la tierra. El fuego es el poder de la fe que se vive. Tenemos que morir a nuestros pecados para resucitar con Jesús. ¡Eso es doloroso! Puede ser más fácil crear nuestro propio Jesús que seguir al verdadero. Puede ser más fácil seguir tratando de calmar nuestras heridas que iluminar el mundo.

Tal vez tendemos a pensar en nuestra fe como algo que tenemos, una posesión. Si estamos seguros en él, entonces pensamos que estamos seguros, entonces todo lo que tenemos que hacer es tener cuidado de no perderlo. Podemos ponernos a la defensiva. Hay todo tipo de influencias que podrían hacernos perder la fe, por lo que nos alteramos y nos ponemos ansiosos por evitarlas como una plaga.

¡Pero Jesús también está a la ofensiva! La fe no es algo que solo

TENEMOS; es algo que HACEMOS. El fuego no es solo algo que se encuentra a salvo, que necesita protección por todos lados. No, es energía, y no es seguro estar cerca. Si solo nos hace sentir cálidos y acogedores como en una fría noche de invierno, ¡no es fe!

"Cristiano: seguro y conservador". ¡Cambiemos eso! Esta semana, invite a más pecadores y buscadores a venir a Jesús. Si eso causa división, ¡que así sea! ¡La división es un signo de conversión, de compromiso con Jesús y de renuncia a todo lo demás! Invita a otros a venir aquí a Jesús para cambiar sus vidas.

Rev. Mark Zacker